manifiesto

manifiesto

"Los putones con ética son honestos, consigo mismos y con los demás. Nos reservamos un tiempo para entender nuestras propias emociones ...

sábado, 26 de mayo de 2018

Mordazas

Joan Semmel, Red white and blue. 1973
Simplemente me siento
muy puta
por mal pagada, re-puta
creyéndome un cuerpo, nada más
para tí,
mientras dejo que amordaces
mi boca emocional.

(al mismo tiempo un hotel en Begoña
una boca de metro, y la lluvia.
Una charla por WhatsApp, tan cruda
ella sola en el Gran Café Bilbao
él y sus rizos, sus galones, su cara de niño
y sus adioses)

Sentí decírtelo mientras espero a Julio.

lunes, 31 de julio de 2017

Virgen y puta

Collage, técnica digital, de autoría propia.
He tenido la mejor experiencia de sumisión a la que se pueda aspirar, coqueteado con la Dominación con fascinación y sentimientos encontrados. Sesionado con hombres a quienes sigo adorando, y con alguna mujer. Dominantes a los que me encadené y cuyos lazos me costó romper.

Follado en hoteles de cuatro estrellas y en sábanas sucias en auténticos cuchitriles, con hombres altísimos, de mi estatura, corpulentos, macarras, guapísimos, creativos, ejecutivos, camioneros, atractivos, enjutos, hombres que hablaban lenguas extranjeras, hombres con diez años por encima mía y diez años por debajo, hombres de mentes simples -también con hombres súmamente inteligentes- hombres de uniforme, hombres que no me atraían, hombres sucios, hombres pulcros, extravagantes, curtidos, amorosos, distantes.

He tenido sexo con mujeres, rubias, pelirrojas y morenas, delgadas, mujeres de hermosas curvas, altas, de menor estatura, exhuberantes, inteligentes, guapas, exitosas en su profesión, con mujeres con las que disfruté hasta el éxtasis, y con témpanos de hielo.

He comido pollas, coños, culos. Estado con hombres que buscaban un polvo rápido y otros que buscaban -en otras- una compañera. Hombres que me interesaron mucho y muchos hombres que no lo hicieron. Visitado locales swinger, tenido sexo a cuatro, tríos, un polvo rápido en la cuneta de una carretera con alguien que sólo era un nombre. He practicado sexo en público, -muchísimo más en privado- he sido fotografiada semidesnuda, escenificado cibersexo con webcam; hecho fotos pornográficas, videos eróticos, selfies guarros, charlas por whatsapp subidas de tono consumadas en orgasmos...

He descrito mil veces mis fantasías sexuales a hombres con quienes compartía mi intimidad y también con absolutos desconocidos, fantasías que alimentaban sobre todo las suyas. He tratado de comerme el mundo sintiendo alguna vez que el mundo me devoraba, superviviente y sobre todo viviente.

Me he sentido puta, virgen, sumisa, fascinada, adorada, gratificada, satisfecha, bellísima, deseada, sensual, repudiada, vulnerable, usada, empoderada, erotizada, extasiada, cautivada, malquerida, frágil, niña, mujer, valkiria, no sé si amada.

En muchas ocasiones he sentido que los hombres seguís queriendo a dos mujeres en vuestra vida: la santa madre de vuestros hijos y la puta que la parió.

Llegados a este punto, ofréceme más, pídeme más, cuéntame diferente, pregúntame diferente. Que de todo lo anterior ya tuve, ya me cansé.

jueves, 22 de junio de 2017

The drug dealer

El drug dealer y medio gramo de eMMe si te traes a una amiga y las dos me complacéis... medio gramo para tus fiestas. Un masaje así despacito, con amor, delicado porque ¿sabéis? que los condones no van conmigo cariño y dame amorrr, luv, porque es así como me gusta, rózame en donde se junta las piernas con los huevillos ahí suavecito que me la gozo. Ven y compláceme que curro doce horas al día y llevo una paliza encima que te lo flipas.

Takuya Kimura & Faye Wong “2046″
Wong Kar-wai
Sexo, acrílicos, silicona black black y tu autocomplacencia. Se huele a kilómetros tu arrogante narcisismo pero eres guapo joder, y ese gesto. Guárdate para tí tu luv, tu flogüer pogüer, que yo sólo vine aquí por el gozo de la nada salvo verte la cara cuando te llega -mi mano en tu polla mi dedo en tu culo- el PEDAZO PUTO ORGASMO DE TU VIDA el sol cayendo a fuego en el patio y la casa fresquita, una ensaladita y la mejor botella de prieto picudo para el artista.

Yo te abro las puertas de mi feudo, te doy de comer, te ofrezco reino y cinco miligramos de eMMe enchufo Asian Dub Fundation cuando el sudor de treinta grados a la sombra resbala por mi espalda que danza semidesnuda tan solitariamente sexy... aunque nadie mire, aunque no mires, yo en mi limbo sensitivo absorbiendo cada nota, mascando cada nota, cada nota, nueva nota.

Me traía tres mil euros vía Algeciras en el estómago y menudas fiestas camarotes de lujo hoteles de cinco estrellas, que un colega me las guardaba junto con la pasta mis padres me tenían por el chico que curraba en el tajo desde los catorce años y controlaban la pasta que manejaba por lo que comprarme un coche o tal y cual pfff. Así que vaya juergas nos corríamos y el lunes formal a currar como un cabrón que siempre cumplí, una cosa es lo que hacía el fin de semana que si la coca que si unos tripis y las fiestas, pero luego formal, no como otra gente. Aquellos subnormales no controlaban.

Ahora ya tranquilito en mi propiedad y con mis porritos y con mis asuntos, que aquí estoy como un rey y al terminar de trabajar yo me cojo mi guitarrita y me pongo la tele para ver a Ana Pastor, esto nadie me lo interrumpe así que tú a tu rollo, ¿eh, morena? a tu rollo, que yo mañana madrugo. Te pongo los cascos y yo a mi aire, -el envolvente sonido me mantiene en mi flotar no quiero bajar todavía que se está la mar de agustito- que no te creas, que no voy a sonsacarte hasta el último minuto en tu guarida, discretamente. Acepto la oferta y me quedo a dormir con este pedo tu no puedes marcharte así, mañana a las siete cada cual a su vida. ¡Se está tan agustito aquí! experiencia salvaje de finitud radical y liberadora. Que es esto a lo que vine, a robarte. Quid pro quo.

¿Te crees que yo no sabía que eres un canalla?

miércoles, 22 de marzo de 2017

Salida sin compra

Daria Endresen
Hay lugares donde después de un tiempo ya no quieres estar. Lugares en los que las dinámicas no van con la forma de ser de unx. Lugares de oferta y demanda a donde llegas por curiosidad -diré que también por despecho- y donde, revisada la mercancía, decides tomar la puerta donde indica "salida sin compra". Porque el mismo concepto de objetivizar a las personas, poniéndoles la etiqueta de ser mercancía, me resulta alienante. Incomprensible y de dudosa ética.

Y mira que he intentado entender el llamado "mundo liberal" -al menos al que he tenido acceso- desde todos los ángulos que me han sido posibles. Intentado valorar los aspectos positivos de vivir la sexualidad desde lo lúdico. Sin embargo, además del juego, he visto mucha basura debajo de la alfombra, incluida la mía.

En cada ocasión las mismas dinámicas: un número indeterminado de cuerpos que practican un sexo sin sustancia, perecedero. El fast-food de las relaciones íntimas, ¡tan carente de sensaciones genuinas!

El punto de inflexión llegó cuando me ví en un escaparate de carne,
bocas comiendo pollas, tetas culos
bocas comiendo culos, comiendo coños

pollas follando bocas
follando culos, follando coños
el culto al falo
y al mismo tiempo, tomando y desechando a las personas sin ningún tipo de escrúpulos.

Puedo decir que ya estuve, ya experimenté, ya observé, y en lo encontrado no veo compensación alguna. En esta misma búsqueda de la recompensa, de la compensación inmediata, hay un error de base. Así lo siento. Hoy me marcho en silencio y con una sensación agridulce. Con la satisfacción de las experiencias vividas.

jueves, 2 de marzo de 2017

Infecciones de transmisión sexual (microcuento)

Cem Edisboylu
Dibujar de nuevo tu rostro en la consulta del médico -¡joder! como se te parece- mientras espero a poner mi sangre en tubos de ensayo que me dirán ¡que no fue! demasiado imprudente no usar condón mientras follábamos -tú, que te acostabas con todo lo que tuviera coño- unos minutos después de haber sonreído al recordar como le tirabas los trastos al camarero guapo de ese bar al que tanto nos gustaba ir -justo pasé por delante de su puerta cerrada, pedaleando en mi bicicleta-. Coqueteabas con él, esperando para cenar en la mesa del rincón, al fondo -esa que siempre me parecerá nuestra- en aquel bar que desconozco si volvisteis a visitar cuando ya no éramos tres, cuando dejamos de ser dos.

martes, 6 de diciembre de 2016

Temperatura corporal (microcuento)

Auriane Allaire
He soñado con nosotrxs: ella, yo... tú.

Ella templada brisa estival, presencia amable. Casi tendiendo la mano hacia mi lado, desnudas. Y tu cuerpo, a su lado. Yo sintiendo tu frío de acero, el mejor forjado, tan distante...  Al mismo tiempo tan presente la temperatura polar de tu cuerpo cuando te levantas de la cama y te marchas...

Y mi herida de hoja de papel, abierta (esa quemazón que no hiere, pero incomoda).

lunes, 7 de noviembre de 2016

Mi más intimo ser no cabe en un tuit

Francesca Goodman
Creo que después de que me dijeran mil cosas bonitas, un heterogéneo racimo de mujeres y hombres con los que después de tí he intimidado, he conseguido quitarme de encima el lastre de tu absoluta y despreciativa indiferencia hacía mí ser físico. No creo que haya nada más dañino que el silencio evitativo, ese que intenta no comprometerse con nada ni con nadie.

Ironías de la vida, he conocido a estos hombres y mujeres atravesando una puerta que tú me abriste, va a hacer un año ahora. Un camino que en varios planos ha sido decepcionante. Y sin embargo, en experiencia vital, inconmesurable.

El día que déje de nombrarte, no quedará nada de tí salvo certezas. Habré aprendido. Habré atesorado. Un nuevo apunte en mi libro de pérdidas y ganancias.